Finalizó la presentación de pruebas del juicio por Fernando: los alegatos serán el 25 y 26 de enero

En el último día de testimonios y presentación de pruebas por el crimen de Fernando Baez Sosa, dos médicos peritos por la defensa intentaron exculpar a los acusados y señalaron que la autopsia estuvo mal realizada, además de deslizar que el joven podría haber fallecido por las maniobras de RCP que se le realizaron. Inclusive Juan José Fenoglio calificó las lesiones en la cabeza como “leves”.

Ambos legistas, Fenoglio y Jorge Rodolfo Velich, tuvieron fuertes cruces con la Fiscalía y la defensa, tras poner en duda el trabajo judicial y calificar la autopsia como “un mamarracho”.

Sobre el cierre de la jornada, otros dos acusados, Lucas Pertossi y Blas Cinalli, pidieron hablar.

La palabra de Pertossi

Pertossi comenzó afirmando “Quiero aclarar lo que pasó aquel día”, dijo el acusado y comenzó a hacer un relato de la jornada en la que ocurrió el crimen de Fernando Báez Sosa. “Nos levantamos a las 2 o 3 de la tarde. Habíamos tenido una noche larga. Llevamos alcohol a la playa, yo llevé la hederita. Escuchamos música. Subí historias a mis redes sociales. Vamos a temprano a comprar las entradas anticipadas para Le Brique”, recordó Pertossi y agregó: “Fuimos a la casa a buscar los documentos y la plata. Después, cocinamos, nos bañamos y comimos. Fuimos a la previa, llavamos alcohol. Hicimos juegos de quién tomaba más. Perdí el juego de cartas y tomé alcohol”.

Tras ello, continuó: “Entre 3 y 3.30 nos fuimos a Le Brique. nos separamos en la puerta. A mí me dijeron que no podía entrar. Estaba por vender la entrada y antes de irnos un patova nos dicen que pasemos. Me dirijo a la barra. Cambio mi consumisión. Sacamos una foto en medio del recital con los chicos. En un abrir y cerrar de ojos veo un tumulto. Un patovica saca del cuello a un amigo. “A este sacalo por la cocina que lo cagamos a palos”, escucho [sobre un amigo que nombra]”.

Luego de ese incidente, afirmó haber salido por sus propios medios del local bailable. “En la calle a mi amigo lo tiran, y dicen “salgan, salgan” “circulen”. Queríamos entrar de vuelta al boliche. Hay un tumulto de gente. A la derecha hay un amigo sentado en el borde. Miramos historias en Instagram. Charlamos. Me dicen Croniquita porque grabo todo. Escucho gritos. cuando veo había gente que no nocía y reconozco a algunos de mis amigos. Fue todo muy rapido”.

“A mi izquierda veo a un amigo que lo agarran del pie. Me acerco, le digo “soltalo” y le pego dos patadas. Me encontraba desorientado por el alcohol, por la noche. Mando mensajes y llamo a mis amigos. “Estamos en el mercado”, me dicen. Empiezo a llamar a uno y no me contesta. “Hubo una pelea, vino una ambulancia y un pibe caducó”, me dijo alguien que me crucé y pregunté si había visto a un grupo de chicos [por sus amigos]. Voy a la casa y me cambio. Me puse una malla porque la ropa tenía olor a alcohol y era ropa de salir”.

Luego, describió cómo fue el momento en el que, horas más tarde, los arrestó la Policía. Uustedes mataron a un pibe, nos dicen, y ahí se me cayó el mundo. Pensé si era el chico que yo era le había pegado”, aseguró.

“Estoy muy mal por lo qué pasó y sigo mal, estuve con tratamiento psiquiátrico y psicológico, a todos nos afectó mucho, siento mucha pena por lo qué pasó. En ningún momento le pegué a Fernando Báez Sosa, no lo toqué, en ningún momento participé de un plan de asesinato, sólo fui de vacaciones. Nunca tuve intención de quitarle la vida a nadie”, concluyó.

Declaración de Cinalli

Blas Cinalli declaró “Quiero empezar diciendo que lamento mucho todo lo que pasó. Fue una tragedia terrible, falleció un chico de mi misma edad”, sostuvo el acusado y añadió: “No hubo ningún plan. No hubo planificación. No hubo ningún rol”.

Respecto de los incidentes dentro del boliche, indicó que él se involucró para defender a un amigo al que “le estaban pegando o le estaban por pegar”. Después de ser expulsado del local, dijo: “Escucho gritos, veo un tumulto de gente. Veo que a un amigo lo estaban tacleando. Lo llevaban para la parte de atrás de un auto. Lo sigo porque pensé que lo iban a tirar. Lo había agarrado del pie. Le digo “soltalo”. Lo suelta y me agarra a mí. Cuando puedo zafar le tiro una patada”.

El joven aceptó responder preguntas de la Fiscalía, el primer acusado que lo hace, pero no de la defensa, ya que pidió que se pase un video donde se ve a Fernando Burlando hablar y los tilda de asesinos, cobardes, cagones y que merecen morir en la cárcel. “Es una falta de respeto para mí y mi familia. Es poco profesional”, por eso, explicó que no va a responder preguntas de Burlando y Améndola, que representan a los padres de Fernando Báez Sosa.

Cuando el fiscal Dávila le pregunta si le pegaron a él, respondió: “No, vi que estaba tacleando a un amigo y lo tomé como una forma de agresión. Ahí se ve que cuando no quiere pelear -al chico que le pegó una patada- me voy para el otro lado”.

“¿Se cruzó con una persona tirada en el piso?”, le preguntó el fiscal y respondió: “La verdad que vi un tumulto de gente y lo bordee”, dijo y agregó que estaba borracho. “¿Por qué dice que fue una pelea si nadie lo agredió?”, le preguntó Dávila y respondió: “Lo vi como una pelea, estaban agarrando del pie a un amigo”.

“¿Vio a alguien pegarle a algún amigo?”, pregunta Dávila y Cinalli dijo que no. Luego le ,mostraron un video. “Ahí me veo”, dice y se para y lo marca con un puntero de madera. “Esa persona soy yo”, sumó.

Sobre los mensajes que mandó donde decía “creo que matamos a uno”, respondió: “Repetía lo que decía la gente”. “¿Por qué se hace cargo de que mataron a uno?”, le repreguntó Dávila y sumó: “Porque la gente decía que había sido en Le Brique”

Sobre si fue él quien envió el mensaje de “caducó”, respondió: “No voy a responder de otra persona. Yo no fui”.

 

Anuncio