“Sentí hasta vergüenza, me da mucho dolor”, declaró Guarino en el juicio

Foto: Maxi Failla

JUICIO POR EL CRIMEN DE FERNANDO BÁEZ SOSA

“Vengo a ayudar a la Justicia. Justicia por Fernando”, afirmó Guarino cuando arribó junto a su padre pasadas las 8.30 al palacio de Justicia de Dolores

“Vi a Máximo al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones”, agregó al declarar el joven que había veraneado con los rugbiers y que fue imputado y luego sobreseído.

Juan Pedro Guarino, uno de los dos jóvenes que fueron imputados y luego sobreseídos en la investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la localidad balnearia de Villa Gesell, aseguró este lunes que sintió “hasta vergüenza” tras la agresión de sus amigos al joven, y agregó al declarar como testigo en el marco del juicio que enfrentan sus ocho amigos por el ataque que cuando vio a “Máximo Thomsen al lado de un chico tirado” supuso que “se estaban peleando de vuelta”.

“Vi a Máximo al lado de un chico tirado. Me imaginé que se estaban peleando de vuelta, y ya cansado, me fui. Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones”, señaló Guarino, ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad de Dolores, y agregó: “Sentí mucha vergüenza, me da mucho dolor”.

Guarino, primer testigo de la 11va. jornada del juicio por el crimen de Báez Sosa, aseguró que sintió “mucha vergüenza” y que le da “mucho dolor” la situación que presenció en la que estaban involucrados sus amigos.

“Sigo teniendo tristeza, enojo, dolor, no poder creerlo”, añadió el joven, al declarar como primer testigo de la audiencia que comenzó con casi tres horas de demora debido a que el abogado querellante Fernando Burlando sufrió un retraso por el intenso tránsito que había en la autovía 2.

A partir de preguntas del abogado de la familia de la víctima, el testigo dijo que se enteró de que habían matado a Fernando “a la tarde”, cuando ya estaban “con los precintos” porque “lo dijo un policía”.

Consultado sobre su relación con los detenidos, indicó que “no con todos tenía una amistad íntima”, pero si reconoció que era “amigo cercano” de Luciano y Ciro Pertossi, que Blas Cinalli fue compañero de colegio y que a Máximo Thomsen lo conocía de jugar juntos al rugby.

“No sé si enemistado, pero intenté cortar todo tipo de relación. Los días los tenía que pasar igual con ellos. Pude cortar cuando salí”, sostuvo.

En tanto, agregó que estaba “muy enojado”, y que cuando regresaron a la casa que alquilaban se encerró en su habitación.

La declaración continuaba con la exhibición de una serie de videos a pedido de Burlando.

Detención y declaración
Luego del testimonio de Guarino se espera que lo haga Alejo Milanesi, el otro joven que integraba el grupo de los imputados y que fue sobreseído por falta de mérito.

Guarino y Milanesi fueron detenidos junto a los otros ocho acusados, en el allanamiento realizado en la mañana del 18 de enero en la vivienda en la que veraneaban en Gesell, e imputados como “partícipes necesarios” por el delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”.

Ambos permanecieron alojados junto a los otros ocho imputados en la comisaría 1ra. de Pinamar, hasta que el 29 de enero fueron trasladados junto a ellos a la alcaidía de la Unidad Penitenciaria de Dolores.

Tras participar en una serie de ruedas de reconocimiento y no ser identificados por ninguno de los testigos que intervinieron, la fiscal que llevó adelante la investigación, Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, solicitó su excarcelación al pedir la prisión preventiva del resto del grupo.

Ambos fueron excarcelados el 10 de febrero de 2020, luego de que el juez de Garantías 5, David Mancinelli, respaldara el pedido de Zamboni.

En el caso de Guarino, el magistrado dispuso su sobreseimiento al momento de elevar a juicio la causa, en febrero de 2021, pero hizo un lugar a un planteo respecto de Milanesi, presentado por los abogados de la familia de la víctima, Burlando y Fabián Améndola, quienes entendieron que “si bien no hay videos que muestren” a este joven “pegándole a Fernando, ello no demuestra con el grado de certeza requerido para un sobreseimiento que no participó en un principio de la golpiza o inclusive del plan para darle muerte”, por lo que solicitaban que su eventual responsabilidad penal se definiera en un debate oral.

En la elevación a juicio, el juez incorporó además a la imputación el agravante de la “alevosía”, solicitado por la acusación particular.

El defensor Hugo Tomei apeló la resolución en el caso de Milanesi, y en abril de 2021 la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones de Dolores hizo lugar al planteo y ordenó su “sobreseimiento total”, falló que no fue cuestionado por el particular damnificado.

Desde el inicio del juicio, Guarino no fue mencionado por ningún testigo, aunque fue reconocido por distintos peritajes de video como parte del grupo expulsado del boliche “Le Brique”.

En el caso de Milanesi, especialistas en investigación facial Forense de la Policía Federal Argentina lo ubicaron en la audiencia del último jueves junto a los agresores de Báez Sosa, aunque precisaron que se encontraba “en una zona más alejada a la del altercado”.

Anuncio