C.O.L. Criterio Online

“Se silenció para siempre la guitarra del payador”… Ese fue el mensaje que me envió su hija Dorila para anoticiarme lo que no esperaba leer nunca, menos ahora. “Falleció papá hace un ratito”. Sentenció otra línea de dolor que traspasaba la pantalla. No lo podía creer.

Un sinfín de emociones se mezclaron en el alma. No me imaginaba un camino sin él al lado para muchas cosas. 18 años de organizar la Noche de los Payadores en La Fiesta de la Guitarra, 10 años la noche en el Teatro Unione, actividades en la Rural, eventos, etc. Charlas, viajes, confesiones y contrapuntos! Algunos picantes pero siempre con respeto. Nos mirábamos y nos entendíamos. Nos poníamos de acuerdo antes de hablar. Había una conexión. Y eso que éramos muy distintos (de carácter, de edad, de estilo) pero nos complementábamos.

Nunca tuvimos un “no” para el otro. Siempre coincidíamos. Si nos precisábamos, el otro siempre estaba. Para lo que sea. Si era tu amigo te entregaba el corazón y lo que hiciera falta materialmente.

Artista criollo sin ripios. Cantaba bien, tenía un estilo particular, ejecutaba prolijamente la guitarra y principalmente escribía y payaba muy bien. Pintaba como pocos una historia en versos.

Fue pionero de los encuentros Santosvegano de Payadores y Semana de Santos Vega en el 80. Participó de un histórico certamen en Ensenada en el 85. En los 90 floreó en Jesús María. Y luego del 2000 grabó, participó de encuentros, relató jineteadas, animó desfiles, etc.

En Dolores compartió escenarios con todos sus colegas como los Hnos Velázquez, Susana Repetto, Pablo Gallastegui, Roberto Morete, etc.

Y dialogó poéticamente con payadores de varias regiones del país y de otros países.
Cantó con Pachequito, con Curbelo, con Crubellier, con Marta Suint, con Jorge Céspedes de Chile, con Paulo de Freitas de Brasil, etc.

Fue como un padre en el arte para varios talentosos que vinieron después de él, como Pablo Gallastegui, Facundo Aphal (a quién el padre al partir se lo encomendó), los nuevos payadores del Taller “Susana Velázquez” (especialmente Agustín Calabrese), etc.

En mi caso, payó con mi abuelo Enrique Repetto y con mi madre Susana. Fue compañero de escuela de mi padre Hugo. Alentó a mi hermana Mariángel en sus proyectos siempre. Incluso éramos vecinos del barrio! Cuánto compartido!
Y conmigo, fue compañero leal, muy protector, de buenas ideas e inquieto trabajando en pos de arte.

Se lo va extrañar. El día que partió tenía puesto un abrigo que me regaló. Casi como una señal de un abrazo que no le pude dar de despedida.

Nunca lo olvidaré. Creo que nunca se enteró que teníamos con el Intendente de Dolores Camilo Etchevarren una plaqueta para homenajearlo en la última Fiesta de la Guitarra en nuestra noche, justo la que se suspendió cuando comenzó la restricción en Argentina por la pandemia.

Me queda el consuelo de que tuvo su última payada en público en su propio paraje Sol de Mayo, donde descansarán sus cenizas. Y fue con Facundo y conmigo… Que emoción tenía!

Ya siento una milonga celestial, Daniel Monroy “la guitarra Payadora” está punteando para que paye con Juan José Aphal. Aquí abajo aplaudiremos su señora Coca, sus hijos Dorila y David, sus nietas Candela y Carola, sus amigos y sus seguidores.
Vivirás en nosotros, Roberto!

Emanuel Gabotto
Comisión Payadores.

Anuncio