Científicos de la Universidad de Limerick de Irlanda encontraron que una menor cohesión social predijo una menor respuesta a una sola inyección de la vacuna. Los detalles

Si bien es obvio que la eficacia de la vacuna depende en gran medida de factores relacionados con la vacuna, el número de dosis y el intervalo entre dosis, las características psicosociales y de comportamiento de los receptores de vacunas también son importantes. De hecho, existe una literatura bien establecida sobre la influencia de los factores psicosociales en la inmunidad y, más específicamente, la respuesta de anticuerpos a la vacunación.

Aunque se ha demostrado que factores como la cohesión social y ‘estar juntos’ son relevantes para la aceptación de la vacuna estos factores también tienen potencialmente una influencia importante en la respuesta de anticuerpos de la vacuna COVID-19.

Ahora, un nuevo e innovador estudio de la Universidad de Limerick de Irlanda (UL) ha confirmado que la soledad y el estrés social pueden afectar negativamente la respuesta de anticuerpos a la infección por COVID-19.

La cohesión social es el grado de conexión social y solidaridad entre los diferentes grupos de la sociedad y, cuando faltó, se descubrió que fue un factor adicional para reducir las respuestas a la vacuna contra COVID-19.

El profesor Stephen Gallagher, autor principal y director del estudio de ansiedad, estrés y laboratorio de salud en UL, indicó que “se sabe desde hace algún tiempo que los factores estresantes psicosociales pueden tener un efecto dañino en la inmunidad. También hay evidencia de que puede afectar las respuestas de anticuerpos después de la vacunación”, por ello el equipo consideró que tenía sentido explorar esto en relación con las inoculaciones de COVID-19.

Los autores encontraron que una menor cohesión social predecía una menor respuesta a una sola inyección de la vacuna. Los participantes que se sintieron menos conectados con su vecindario, sin apoyo y con menos confianza en sus vecinos, produjeron menos anticuerpos que aquellos que reportaron niveles más altos de cohesión social. Esto es clave ya que cuantos más anticuerpos produzca una persona, mayor será el nivel de protección contra la hospitalización y la muerte por la enfermedad.

“La confianza del público y del vecindario, la cohesión social y la soledad han pasado a primer plano durante la pandemia”, explicó Orla Muldoon, coautora que había sido miembro del Equipo Nacional de Emergencias de Salud Pública (Nphet).

En las primeras semanas y meses de la pandemia, existía la sensación de que “estamos todos juntos en esto”, un mantra que se usó con frecuencia durante los confinamientos en un intento de fomentar sentimientos de cohesión social. “El sentido de comunidad y unión fue evidente a principios de la pandemia cuando vimos a los dublineses jugando bingo en los pisos, el “clap for carers” [aplausos para los trabajadores de la salud] de Gran Bretaña y los italianos cantando desde los balcones -señaló Muldoon-. Estos sentimientos de cohesión social y confianza fueron efímeros; algo que los investigadores británicos ahora llaman el ‘efecto Dominic Cummings’. También se observaron niveles decrecientes similares de confianza en los EE. UU. durante estos períodos”. Cummings ha sido consejero jefe del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, durante la pandemia.

“Junto con esto -continúa Muldoon-, los bloqueos trajeron riesgos sociales como una menor interacción social y un mayor riesgo de soledad. Además de los hallazgos de este estudio que muestran su papel en las respuestas de anticuerpos, también se ha demostrado que la confianza y la cohesión impulsan el cumplimiento de las pautas de salud pública y la aceptación de la vacuna”.

El estudio, que ha sido publicado en la prestigiosa revista Brain, Behavior and Immunity, destaca la importancia de la confianza pública y la cohesión social para el éxito de nuestra respuesta a la pandemia. Para su trabajo, los investigadores examinaron datos de más de 600 personas que participaron en el estudio de anticuerpos Covid-19 de la Sociedad de Comprensión de Gran Bretaña que se llevó a cabo en marzo de 2021. “Mostramos que la eficacia de la respuesta a la vacuna está influenciada por las experiencias psicosociales del receptor”, concluyó Muldoon.

Infobae

Anuncio