La exitosa serie surcoreana, está prohibida en aquel país por el régimen de Kim Jong-un.

Un norcoreano fue condenado a muerte por introducir a escondidas una copia de El Juego del Calamar en el país. El contrabandista será ejecutado por un pelotón de fusilamiento, luego de que las autoridades sorprendieran a un grupo de estudiantes viendo el drama de Netflix de Corea del Sur.

Según Radio Free Asia, el hombre fue acusado de traer copias digitales de la serie desde China y venderlas en unidades flash USB. El estudiante que compró la copia fue condenado a cadena perpetua, mientras que otros seis que la vieron recibieron cinco años de trabajos forzados. Los maestros y administradores de la escuela también fueron castigados: algunos son despedidos y enviados a trabajar en las minas.

“Todo esto comenzó la semana pasada cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía el drama de Corea del Sur El juego del calamar y lo vio con uno de sus mejores amigos en clase”, dijo al medio una fuente de las fuerzas del orden de la provincia de Hamgyong del Norte.

“El amigo le dijo a varios otros estudiantes, que se interesaron, y compartieron la memoria USB con ellos. Fueron capturados por los censores en 109 Sangmu, quienes habían recibido un soplo”. 109 Sangmu, oficialmente conocido como Surveillance Bureau Group 109, es una fuerza de ataque gubernamental especializada que persigue a los observadores de videos ilegales.

Si bien consumir contenido mediático de países capitalistas, específicamente Estados Unidos y Corea del Sur, es ilegal dentro de la dictadura y se castiga con la muerte, esta es la primera vez que se aplica la ley de “Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionarios” en un caso que involucra a menores, informó el medio citado.

Según la fuente, el régimen ahora “interrogará sin piedad” a los arrestados para rastrear a todas las personas en la cadena de distribución, lo que conducirá a más arrestos.

“Los residentes están sumidos en la ansiedad, ya que los siete serán interrogados sin piedad hasta que las autoridades puedan averiguar cómo se introdujo el drama de contrabando con la frontera cerrada debido a la pandemia de coronavirus”, dijo. “Significa que pronto soplarán los vientos sangrientos de la investigación y el castigo”.

“El gobierno se está tomando muy en serio este incidente, diciendo que se estaba descuidando la educación de los estudiantes. El Comité Central despidió al director de la escuela, a su secretaria de juventud y a su maestro de aula”, agregó la fuente.

“También fueron expulsados del partido. Lo cierto es que serán enviados a trabajar en minas de carbón o exiliados a zonas rurales del país, por lo que a otros maestros de escuela les preocupa que les pueda pasar a ellos también si uno de sus alumnos también está involucrado en la investigación”, aseveró.

La fuente también afirmó que uno de los estudiantes, que proviene de una familia adinerada, pudo escapar del castigo después de que sus padres sobornaron a las autoridades con US $ 3.000.

Uno de los personajes principales del programa, el jugador 067 Kang Sae-byeok, interpretado por Jung Ho-yeon, es un desertor de Corea del Norte que ingresa a los juegos violentos para pagar a un corredor que puede llevar a sus padres al otro lado de la frontera.

Anuncio