Las madres de dos apuntados por el crimen de Báez Sosa hablaron de “pesadilla” y “desgracia”

María Paula Cinalli y Rosalía Zárate, madres de Blas Cinalli y Máximo Thomsen respectivamente, hablaron en el juicio por el asesinato del joven en Villa Gesell.

Las madres de Blas Cinalli y de Máximo Thomsen, dos de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, hablaron este lunes en el juicio que investiga las responsabilidades de los implicados y calificaron el hecho como “una desgracia muy grande”, manifestaron que están viviendo “una pesadilla” que está lejos de lo que han sufrido los padres del estudiante de abogacía.

“Es un desastre, una desgracia muy grande, no quiero ni pensar lo que habrán pasado los papás de este chico, pero nosotros también lo sentimos y lo sufrimos mucho”, dijo María Paula Cinalli, la madre de Blas Cinalli, al declarar esta tarde como testigo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, a cargo del debate.

“Nosotros ni bien nos enteramos de todo esto no sabíamos quién era el fallecido, no sabíamos ni siquiera si era mi hijo. Todo esto nos afectó mucho. Fue un hecho desgraciado, una desgracia muy grande. Nos ha afectado mucho, nos sigue afectando, no quiero ni pensar lo que han sufrido los padres de este joven fallecido, no quiero ni pensarlo”, indicó.

Y agregó: “Después, todo lo que se ha creado alrededor, seguimos sufriendo por el show mediático que se ha armado”.

Al escuchar estas palabras, a Máximo Thomsen, otro de los acusados, se le cayeron unas lágrimas, mientras que los padres de Fernando, Graciela Sosa y Silvino Báez, se retiraron del recinto.

Luego fue el turno de Rosalía Zárate, la madre de Thomsen, quien en ese momento se quebró. “No puedo más. Esto es una pesadilla”, dijo la mujer, tras lo cual, su hijo pidió declarar y lo hizo durante casi una hora.

“Me operé, hice rayos y quimioterapia, sigo en tratamiento. Lo dejé para poder venir acá. Lo único que hago es salir de mi casa para ir a ver a mi hijo a la cárcel e ir al medico. Así hace dos años. No puedo mas no puedo seguir sobrellevando todo esto. Es una pesadilla”, señaló.

A la salida del tribunal luego de una de las jornadas más importantes del juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, abogado de sus padres, habló de la espontánea declaración de Máximo Thomsen: “Es una locura lo que declaró Thomsen; creo que se ha hundido”, consideró.

Anuncio