La presentación fue realizada por el abogado Alejandro Rúa, en su calidad de víctima, para que los jueces de la Cámara Federal porteña Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens sean apartados de la causa por temor de parcialidad.

El abogado Alejandro Rúa, en su calidad de víctima de supuestas maniobras de espionaje ilegal y letrado de varios querellantes del caso, reclamó que los jueces de la Cámara Federal porteña Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens sean apartados de la causa por temor de parcialidad dado que los nombres de ambos magistrados aparecieron en anotaciones del teléfono celular de uno de los imputados.

El letrado formuló una presentación con la que adhirió a otra efectuada antes por los el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal “que interviene en el trámite en orden a la grave afectación al ejercicio profesional”, según surge del escrito al que accedió Télam y que ya fue receptado por el tribunal de apelaciones.

En su presentación, Rúa enfatizó que de la lectura del expediente se desprende “la existencia de registros en las agendas del secretario privado del entonces presidente (Mauricio) Macri que dan cuenta de la aparente vinculación de esos dos jueces con algunos de sus integrantes más destacados”.

El abogado incorporó en su escrito las capturas de pantalla de las anotaciones encontradas en el teléfono del ahora candidato a legislador porteño, Darío Nieto, que refieren a Bertuzzi y a Llorens, dos de los tres jueces de la sala segunda del tribunal de apelaciones que por estos días está dedicado a la revisión de los 38 procesamientos dispuesto en el expediente por el juez de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé.

“Dichas circunstancias que deben ser objeto de investigación imponen la necesidad del apartamiento de esos jueces en este caso y fundan nuestra adhesión al planteo recusatorio en orden a las previsiones de los artículos 26 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, 14.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, 8,1 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos, y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que aseguran la imparcialidad del juzgador tanto como su independencia”, explicó el abogado.

El Colegio Público de Abogados de la Cápital Federal había recusado a los camaristas Llorens y Bertuzzi luego de que el fin de semana el diario La Nación publicara un artículo en el que se adelantaba que el tribunal de apelaciones evaluaba la posibilidad de desvincular a los exjefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, y sostener la teoría de que los ilícitos fueron cometidos por una banda de espías “cuentapropistas”, hipótesis introducida en el expediente por esos dos acusados.

“Que se publique en un periódico con una tendencia determinada es demostrativo de una simpatía o cercanía con un grupo político específico y en expedientes como estos, es diabólico suponer que los jueces fueron ajenos a esta operación. De lo contrario ya hubiesen adoptado las medidas correspondientes”, decía el escrito del Colegio presidido por Eduardo Awad, con el patrocinio de los abogados Mario Filosof y Jorge Rizzo.

Anuncio