Como advocación de la Santísima Virgen María, madre de Nuestro Señor Jesucristo, la Virgen de los Dolores, es la representación del sufrimiento de María, nuestra Dolorosa, que se recuerda el 15 de Septiembre de cada año.

En la creación del Curato de Nuestra Señora de los Dolores en 1817, que llevaron a la fundación de nuestro Dolores, se eligió dicha Advocación de María Santísima.

Bajo distintas advocaciones que la Iglesia Católica venera a la Virgen María, nuestra ciudad eligió el de la Dolorosa, como Nuestra virgen de Luján, patrona de la República Argentina, en la imagen de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, tomo el nombre de un lugar denominado así por la muerte del capitán Don Pedro de Luján de la corriente fundadora del primer Buenos Aires, que de dicha genealogía desciende mi apellido Suárez, llegado a América al principio del 1600.

La Virgen de los Dolores, es venerada en Argentina y en muchos países de América de habla hispana, como también en Italia, España, Portugal, entre otros.

En nuestro Parque Libres del Sur tenemos el camino de los Siete Dolores de Nuestra Señora Dolorosa y una Hermita de cuya advocación; hay una Oda de mi autoría cuando llegó esa imagen de España.

Una Madre que sufre, y un Hijo que vive en cada uno de nosotros, un Jesús vivo, que nos escucha, fortifica y ayuda a pesar de nuestros dolores y tener que cargar con nuestra propia Cruz, Dios es nuestra única salvación, tengamos

Fe, carguemos la mochila de la Esperanza en nuestra alma…

Noé Zenón Suárez Casielles-2021.

Anuncio