Contra Corinthians por la vuelta de los octavos de final, el Pipa erró en tiempo reglamentario, volvió a fallar desde los doce pasos en la tanda definitoria y se retiro de la Bombonera desconsolado.

El Xeneize cayó 6-5 frente a Corinthians en la definición por penales tras igualar 0-0 en los 180 minutos y se despidió tempranamente del torneo continental. Darío Benedetto, quien ya había errado un penal en el tiempo reglamentario, volvió a fallar desde los doce pasos en una ejecución que pudo definir la serie en favor del equipo de Sebastián Battaglia y se retiró quebrado en llanto de la Bombonera.

Luego de que ambos equipos convirtieras sus dos primeras ejecuciones, Cássio le atajó el tercer penal a Sebastián Villa. Sin embargo, Agustín Rossi hizo lo propio en los dos siguientes de Corinthians (Raul Gustavo y Bruno Melo) y Boca tuvo la chance de llevarse la clasificación en los pies de Darío Benedetto. Desafortunadamente para el Xeneize, el Pipa envió su tiro a las nubes y la tanda continuó.

Nuevamente Cássio entró en escena y le tapó a Juan Ramírez -único cambio de Sebastián Battaglia- el octavo penal de Boca. De esta manera, el zaguero Gil cambió por gol la última ejecución de Corinthians y el Xeneize quedó eliminado en su casa. Además de los dos penales atajados, Rossi estuvo muy cerca de desviar los últimos dos del Peixe.

Anuncio