CANAZEI, Italia

Las tormentas eléctricas complicaron ayer la búsqueda de 14 excursionistas que permanecen desaparecidos un día después de que un enorme trozo de glaciar alpino en Italia se desprendiera, presuntamente por la intensa ola de calor, soltando un alud de hielo, nieve y rocas.

Las autoridades confirmaron hasta ahora siete muertos. “Espero que los números se detengan aquí”, afirmó el gobernador de Veneto, Luca Zaia, cuya región en el noreste de Italia limita con la cordillera de los Dolomitas, incluido el glaciar Marmolada. Habló en la ciudad turística de Canazei, donde se instaló una morgue.

Otro líder regional, Maurizio Fugatti, dijo que aún hay 14 desaparecidos: 10 italianos, tres checos y un austríaco. La avalancha ocurrió cuando había decenas de excursionistas en la zona.

La Marmolada, que se eleva unos 3.300 metros, es el pico más alto de las Dolomitas orientales, y el glaciar es el más grande de la cordillera. Aunque la gente esquía sobre él en invierno, lleva varias décadas derritiéndose con rapidez. (AP)

Anuncio