Según el comunicado, la entidad monetaria admite que están orientadas “para evitar maniobras especulativas sobre las importaciones”

Tal como se esperaba, y coincidiendo con el inicio de las operaciones bancarias y financieras, el Banco Central anunció las nuevas condiciones que regirán el mercado cambiario buscando evitar que los dólares se le sigan escapando de las manos y después que Cristina Kirchner hablara de un “festival de importaciones”.

La medida apunta a endurecer el cepo con el fin de pagar importaciones, con una reducción de los cupos mensuales y el foco en agudizar el control de las compras en el exterior.

A través de la Comunicación A 7532 que el Banco Central difundió esta mañana se decide restringir los cupos mensuales y anuales de acceso al mercado cambiario que las empresas requieren para el pago de importaciones.

Lo que quieren es contrarrestar la salida de dólares que imposibilitan al Banco Central acumular divisas aprovechando que es el momento del año en que más ingresan por el campo. El viernes se desprendió de 95 millones de dólares, en la semana fueron 250 millones y en lo que va del mes acumula ventas superiores a los 600 millones de dólares.

Incluso esto obligó a tener que renegociar algunos puntos del acuerdo con el FMI para el segundo trimestre, como el de acumulación de divisas que debe realizar el Banco Central.

“El Directorio del Banco Central adaptó hoy el sistema de pagos del comercio exterior, para responder a las necesidades extraordinarias de divisas para atender la importación de energía, con el objeto de sostener el crecimiento económico y el desarrollo de las pymes evitando maniobras especulativas sobre las importaciones”, dice el comunicado difundido por la entidad monetaria anunciando las medidas.

Una por una, las medidas adoptadas por el Banco Central:

 Extensión del sistema de financiación de importaciones a las realizadas bajo Licencia No Automática y a la importación de servicios, con vigencia por un trimestre, para dar tiempo a la normalización del comercio exterior.

 Las pequeñas y medianas empresas quedan exceptuadas de las exigencias vigentes de financiar sus importaciones por un incremento de 15% respecto al año anterior, con un límite de hasta un millón.

 En el nuevo esquema de pagos, las SIMI A mantendrán el acceso al mercado de cambios por el equivalente al promedio mensual de importaciones de 2021 más 5% o de 2020 más 70%.

 Las SIMI B correspondientes a las Licencias No Automáticas podrán acceder al mercado a partir de 180 días del despacho a plaza.

 También se dispuso en coordinación con el ministerio de Desarrollo Productivo ampliar las posiciones arancelarias de bienes equivalentes a los producidos en el país que tendrán acceso al mercado a partir de 180 días y la de bienes suntuarios que podrán acceder a partir de los 360 días.

 En cuanto a las importaciones de servicios, se equiparan en el tratamiento a la de bienes, permitiendo el acceso al mercado por el mismo monto que en 2021 y en caso de superar el importe el saldo a 180 días.

El texto indica que “de esta manera, se impulsa la recuperación del crédito comercial que Argentina vio caer significativamente como efecto de la pandemia por Covid-19”.

 En cuanto a las importaciones de bienes de capital, se estableció una regla que permite pagar 80% en puerto de origen y 20% con la nacionalización.

Complementariamente, se facilitará la prefinanciación de exportaciones lo cual acelerará el ingreso de divisas especialmente del complejo cerealero, pasando la obligación de liquidar las divisas que se ingresen de 5 a 15 días, y la financiación a largo plazo para precancelar deudas locales en moneda extranjera.

Anuncio