El presidente estadounidense, Joe Biden, y mandatarios americanos firmaron hoy una declaración conjunta con medidas concertadas para hacer frente a la migración descontrolada en el continente, en un evento de la Cumbre de las Américas.

Reunidos en Los Ángeles, Biden calificó la iniciativa de “compromiso histórico” en un acto junto a mandatarios de los 20 países firmantes, todos ellos particularmente afectados por los desafíos de la gran migración, incluyendo al chileno Gabriel Boric.

“Cada uno de nosotros asume compromisos que reconocen los desafíos que todos compartimos”, celebró Biden en un podio con un fondo de banderas de los países presentes, desde Chile a Canadá, pasando por Perú y Colombia y las naciones centroamericanas.

“Esto es solo el comienzo. Queda mucho trabajo por hacer”, agregó el presidente.

Horas antes, la Casa Blanca detalló las medidas contempladas en la declaración, muchas de las cuales ya habían sido anunciadas antes de la cumbre, aunque se sumaron algunas nuevas.

Estados Unidos triplicará hasta los 20.000 el número de refugiados a los que recibirá desde América Latina en 2023 y 2024, y destinará 314 millones de dólares en ayuda para migrantes en la región.

Y también prometió “aumentar” la acogida de refugiados haitianos, sin especificar cifras, y otorgar 11.500 visas de trabajo temporal a ciudadanos de Haití y Centroamérica ante la escasez de mano de obra.

A modo de comparación, Washington se comprometió a acoger a 100.000 ucranianos después de que Rusia invadiera su país.

México duplicará los permisos de trabajo fronterizos, alcanzando hasta 30.000 guatemaltecos.

Costa Rica extenderá protecciones a los cubanos, nicaragüenses y venezolanos que hayan llegado antes de marzo de 2020, tras el estallido de la pandemia de coronavirus, dijo la Casa Blanca.

Desde 2017, Estados Unidos es el principal destino de cientos de miles de personas que huyen de la pobreza y la violencia criminal en países de Centroamérica y migran hacia Estados Unidos atravesando México de sur a norte en grandes caravanas.

Según cifras de abril del organismo de fronteras estadounidense (CBP), unos 7.500 migrantes irregulares, intentan cruzar a diario la frontera con México.

Entre esas iniciativas, se sabe que Belice lanzará un plan de regularización para migrantes irregulares, Costa Rica renovará un programa de protección temporal para cubanos, venezolanos y nicaragüenses y Ecuador fijará una vía para conceder estatus migratorio regular a venezolanos que entraron en el país a través de un puerto de entrada oficial.

Guatemala aprueba, por su parte, una nueva legislación para promover programas de migración laboral legal y Canadá abrirá sus fronteras a 50.000 trabajadores del sector agrícola, según detalla el texto.

Anuncio