Aseguran que la temporada es “exitosísima” y se ilusionan con la posibilidad de dos periodos estivales más con la misma afluencia de público. “Necesitábamos esta temporada como el agua”, dicen.

“La temporada es excelentísima e histórica”, aseguran los comerciantes de la Avenida Juan B Justo que no ocultan su satisfacción por el mal tiempo que provocó que miles de turistas abandonen la playa y se dediquen a recorres los diferentes paseos comerciales de la ciudad. “Estamos conformes, hay mucha gente, lamentablemente por los turistas que les toca lluvia, pero el mal clima incentiva las ventas”, dijo a 0223 Roberta, responsable de un local destinado a la venta de camperas.

Según la mujer, la temporada que vive Mar del Plata es “exitosísima e histórica” para el sector en el que trabaja y atribuye el éxito “en parte debido al clima y otro tanto a la gran cantidad de turistas que eligieron venir a Mar del Plata a pasar unos días”, dice.

Por su parte, Maribel, empleada de un comercio de venta de sweaters indica que, por el clima que se vive en la ciudad, desde temprano se ve movimiento en la denominada “Avenida del sweater” mientras agrega que hay una reactivación en la zona “que necesitaban como al agua”.

Consultada por el costo promedio de un ticket de compra, la mujer asegura que cada transacción ronda los 5 mil pesos. “Todos los que vienen a Juan B Justo siempre se vuelven con un sweater”, cuenta entusiasmada la mujer que resalta que en el comercio en el que trabaja, la mayoría de los clientes no utiliza promociones bancarias ni PreViaje.

Sebastián Galindo, responsable de una casa de indumentaria surfer, en tanto, tiene una mirada “más crítica”. “El calor obviamente afecta la venta pero a medida que el clima se fue empeorando las ventas aumentaron”, explica en línea con lo expresado por otros comerciantes de la zona e inmediatamente aclara que tiene “una visión crítica de la ciudad porque soy perfeccionista”, dice.

“Era necesaria la reactivación, Esperamos que haya unos años de temporadas con este nivel de turismo interno”, sostiene al tiempo que adelanta que no va a dar números concretos referidos al gasto de un ticket promedio, pero adelantó que, una remera en su local “sale lo mismo que comer dos pizzas o una comida en un resto. No tiro números, prefiero compararlo así”, cerró.

Anuncio