El presidente de la Asociación Sudafricana de Fútbol (SAFA), Danny Jordaan, asegura que el partido de clasificación para el Mundial de Catar que enfrentó a la selección de su país frente a Ghana el domingo 14 de noviembre –que concluyó con un marcador de 1-0 a favor de Ghana– estaba amañado. Jordaan se basa en una serie de movimientos que ocurrieron en las casas de apuestas con Paypal y con otros medios de pago, que registraron un pico antes de que llegara el gol ghanés merced a un penalti cometido sobre el atacante Amartey. Pocos días después, el 17 de noviembre, la SAFA presentó una queja formal ante la FIFA en la que vierte acusaciones de “arreglo de partidos, manipulación de partidos, incluida la corrupción y el soborno”.

Un escándalo que afecta a un fútbol incipiente como el africano, que carece de una estructura sólida y en el que las diferentes federaciones no poseen la jerarquía, la fuerza y la tradición que sí tienen las de los países europeos.

Catar 2022, un Mundial controvertido

El Mundial de Catar 2022 siempre ha estado rodeado de polémica. Y eso que aún resta un año para que el balón pueda echar a rodar en la cita mundialista. Varias investigaciones concluyeron que se habían pagado 3,6 millones de euros para que los miembros de la FIFA votasen a favor de la candidatura de Catar.

La escasa traducción futbolística del país de Oriente Medio, las altas temperaturas del lugar –que obligarán a que se tenga que disputar durante los meses de invierno– o la falta de respeto del país hacia los derechos humanos hacen de Catar un anfitrión, cuanto menos, controvertido.

Los casos de corrupción de la elección dieron lugar a detenciones y dimisiones, como la de Joseph Blatter, que en 2015 se vio obligado a dejar su cargo de presidente de la FIFA.

A pesar de todas las circunstancias que rodean al Mundial, la expectación que hay en torno a su celebración sigue siendo elevada. Los mundiales siempre son seguidos por millones de espectadores en todo el mundo. Las gradas se llenan de aficionados con las camisetas de sus selecciones y las calles se inundan de turistas que se han desplazado a las diferentes sedes para apoyar a su equipo. Un Mundial es todo un espectáculo.

La gravedad de las acusaciones

El fútbol es un deporte capaz de desencadenar multitud de emociones. Lo más importante es mantener la emoción por el resultado. Cualquier partido de fútbol plantea una interrogante inevitable: ¿quién resultará vencedor? Los aficionados se mantienen los noventa minutos frente al televisor para saber si se cumplirán los pronósticos de fútbol o no.

Los partidos suponen un enfrentamiento entre dos equipos que luchan por la victoria en igualdad de condiciones –capacidad presupuestaria al margen–. Por eso, la acusación de la federación sudafricana es muy grave, porque pone en duda el principio básico del que parte el fútbol, lo que le quitaría de golpe y porrazo el sentido al deporte que tiene más seguidores a nivel mundial, le restaría credibilidad y daría pábulo a todas las teorías de la conspiración que recorren los diarios deportivos y las tertulias de bar y que podrían tener su reflejo en las dinámicas de las casas de apuestas como Legalbet. Y eso sería una verdadera tragedia. Así que, por el bien del fútbol, esperemos que las acusaciones no se confirmen, pero, por favor, que no se endulce la realidad. Urge saber la verdad del caso, aunque lo ideal es que no haya habido nada turbio en el desarrollo de ese GhanaSudáfrica.

Anuncio