Alejandro Martínez, de 35 años, gritaba que “lo querían matar” y provocaba disturbios (sin agredir a nadie) en el 7° piso del Hotel Fontainebleau. Ante las quejas, las recepcionistas llamaron a la policía, que se llevó arrestado. Luego la autopsia verificó asfixia y golpes.

Alejandro Martínez, de 35 años, apareció muerto en un calabozo de la Comisaría 3a. de San Clemente, y el caso es investigado como otro episodio de posible violencia institucional, ahora con la policía bonaerense de por medio, mientras todavía se repiten las imágenes del conmocionante asesinato del joven Lucas González a manos de la policía porteña en Barracas y sepultado este domingo en Hudson.

La cuestión es que se conocieron esta mañana algunas imágenes que muestra a Martínez cuando los policías de la seccional 3a. de San Clemente se lo llevan esposado, en las que se lo ve descalzo y sin oponer resistencia, lejos del cuadro que las recepcionistas contaron que mostraba minutos antes en los pasillos del séptimo piso de ese tradicional hotel de San Clemente, ubicado en calle 3 y Costanera. “El había ingresado el miércoles a las 6 de la tarde, como un pasajero más, le hacemos el ingreso todo normal, hasta que a las 12 de la noche, cuando llego yo a tomar mi turno llaman a la recepción otros pasajeros, diciendo que él estaba en un pasillo diciendo que escuchaban ruidos raros y gritos”, contó una de las recepcionistas del hotel al canal TodoNoticias.

“El hombre en ningún momento intento agredir a nadie, ni a mi compañera ni a mí, gritaba que lo querían matar, que lo perseguían, no mostraba signos de violencia pero día eso”, agregó, señalando que “de ahí ya lo vemos cuando lo baja la policía detenido, él baja descalzo como lo pueden ver, lo rodeaban entre tres o cuatro policías, no sabemos si habrá hecho algo arriba, pero cuando lo bajan estaba tranquilo, no se resistía ni gritaba ni hacía nada extraño, se lo llevan descalzo pero caminando normalmente”.

“Eso es todo lo que pasó con este hombre en el hotel, y después nos enteramos que murió, incluso mi compañera tuvo que ir a declarar porque le había tomado el ingreso, pero ya no sabemos qué puede haber pasado, lo único que podemos decir es que de acá salió caminando, y que parecía así alterado con eso de que lo querían matar, pero acá gritaba sin agredir a nadie”, concluyó.

Por la muerte de Martínez en esa comisaría de la policia bonaerense hay 9 efectivos detenidos, ya que la autopsia ordenada por el fiscal Pablo Gamaleri, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 descentralizada de La Costa, recibió un informe preliminar que habla “asfixia por sofocación” y además se constataron en el cuerpo de Martínez numerosos golpes.

Un testigo, también detenido, habría declarado que los policías comenzaron a golpearlo y “apretarlo contra el piso” a Martínez a poco de su llegada a la seccional, y por eso el fiscal Gamaleri dispuso la detención de los nueve policías bonaerenses que se encontraban en la seccional, los que tendrían distintos grados de participación en el crimen de Martínez, al mismo tiempo que se dispusieron allanamientos en sus domicilios.

Fuentes judiciales informaron que las pericias apuntan a dos o tres de los policías como presuntos responsables como autores materiales del homicidio, mientras que los restantes habrían actuado en calidad de encubridores. El fiscal Gamaleri tiene previsto indagar en las próximas horas a los efectivos bajo el grave cargo de “homicidio agravado por por ser cometido por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función”, la misma calificación que pesa en CABA sobre los policías porteños Gabriel Isassi, Fabián López y José Nievas, detenidos este sábado por conmocionante crimen de Lucas González, quien será sepultado este domingo en Florencio Varela.

HB

Perfil.

Anuncio