El gin es una de las bebidas más consumidas en el mundo y, desde 2010, el 19 de octubre se celebra en todo el mundo el Día internacional del Gin Tonic, uno de los tragos clásicos pero que a la vez es tendencia. Te contamos cuál es su origen.

La versatilidad del gin es una de sus grandes cualidades ya que lo hace fácil de tomar y de combinar con otros ingredientes. La forma clásica es con una rodaja de limón; pero cada vez hay más alternativas, como una rodaja de lima, cáscara de naranja, pomelo, una rama de romero.

La fórmula del gin tonic es: 70/30, es decir, 30% de gin y 70% de agua tónica dentro de un vaso con mucho hielo. Esta bebida es ideal para pedirla en cualquier bar o tomar en casa con amigos y amigas

Se puede completar de la forma clásica, con una rodaja de limón; o probar diferentes alternativas, como una rodaja de lima, arándanos, cáscara de naranja, pomelo o una rama de romero.

En el Día internacional del Gin Tonic, uno de los tragos clásicos pero que a la vez es tendencia, te contamos cuál es su origen.

Se considera que el gin tonic es uno de los mejores digestivos naturales que existen y, en su día, te contamos cuál es su origen y qué hay que tener en cuenta a la hora de prepararlo.

¿Cuál es el origen del gin tonic?
Sobre el origen del gin tonic hay varias historias, aunque dos son las más reproducidas. Ambas están interrelacionadas: la del inventor y empresario alemán Johann Jacob Schweppe, quien fue creador de la tónica, y la de los soldados ingleses enviados a la India durante el siglo XIX.

Fue en 1811, cuando Johann Jacob Schweppe inventó un sistema para introducir burbujas de dióxido de carbono en el agua envasada en botellas. Luego, en 1873 incluyeron la quinina en la soda carbonatada de naranja para producir el agua tónica Schweppes.

Según cuenta la leyenda, para celebrar las sucesivas victorias de las tropas británicas en la India, un alto oficial británico propuso añadirle ginebra a la tónica. Sin embargo hay otra versión de la historia.

Aunque hay varias historias sobre el origen del gin tonic, las dos más reproducidas tienen como protagonista al alemán Johann Jacob Schweppe, quien fue creador de la tónica.

La otra versión del origen dice que el combinado de gin con tónica nace entre los soldados británicos en la India por las propiedades de la quinina para combatir la malaria. La quinina se utilizaba en polvo, y se obtenía de la corteza de un árbol, para distintas enfermedades.

Según se conoce, los británicos la utilizaron para sobrevivir en las colonias tropicales de India y, como la quinina es amarga, optaron por agregarle soda y azúcar, creando el agua tónica que Jacob Schweppe registró como Indian Quinine Tonic.

Los oficiales tomaban una dosis diaria para cuidar su salud y empezaron a agregarle gin a la bebida. De ahí, nace el gin tonic.

Consejos para hacer el mejor gin tonic
Todo debe estar frío
La copa, el gin y la tónica deben estar frías. Si no se tienen copas frías, se puede solucionar poniendo hielo y hacerlo girar hasta que las paredes de la copa se escarchen, y luego retirar el agua.

Que la copa este fría es un gran consejo a la hora de preparar un gin tonic.

La medida de gin
Con la copa fría y llena de hielo, se coloca 1/5 parte de gin y 4/5 partes de tónica. Con un medidor, normalmente se sirven 5cl para un gin tonic, y si es un aperitivo es un poco más suave lleva unos 3,5 cl.

La tónica
Lo mejor es servirla suavemente para conservar el gas y hacerlo desde el último hielo que esté en la copa.

Lo cítrico
Un cítrico fresco otorga un aroma muy agradable. Se puede incorporar al principio, antes de poner el gin, para que la copa se impregne del aroma.

Anuncio