La primera etapa en La Bombonera tuvo varias jugadas controvertidas que desató el malestar de ambos equipos, pero en especial de los entrerrianos por el tanto invalidado al jugador Leonardo Marín. Al margen de la polémica tras el gol anulado, Boca ganó 1 a 0 a Patronato.

La etapa inicial entre el Boca de Sebastián Battaglia y el Club Atlético de Patronato, por la séptima fecha de la Liga Profesional, tuvo varias jugadas que encendieron la polémica en la noche de La Bombonera y desataron la bronca tanto en el terreno de juego como en los bancos de suplentes.

La primera acción controvertida sucedió pasado el cuarto de hora: luego de un tiro de esquina xeneize, Carlos Izquierdoz le reclamó penal a Silvio Trucco por un agarrón de Oliver Benítez en el área grande. Sin embargo, el árbitro hizo oídos sordos y dejó continuar el juego.

A los 22 minutos, fueron los del Patrón quienes estallaron por un episodio similar pero en el área contraria. Izquierdoz camiseteó a Benítez tras un córner al punto penal y, además, Marcos Rojo sujetó al delantero Sebastián Sosa Sánchez. Al igual que en la polémica inicial, el juez del partido no sancionó infracción en ninguna de las dos.

El gol mal anulado a Patronato vs. Boca

Una pelota parada más tarde se dio la máxima polémica del primer tiempo con el gol anulado a Patronato: Héctor Canteros envió la pelota al área, Agustín Rossi no llegó a atenazarla y Leandro Marín la empujó con el arco a su merced.

Su alegría, sin embargo, duró apenas unas décimas de segundo, ya que Trucco decidió no convalidarla por una supuesta falta de Sergio Ojeda al arquero azul y oro. En la repetición de la TV apenas se observa un contacto imperceptible del central visitante.

Anuncio