El habitual y esperable incumplimiento de la palabra empeñada por las autoridades nacionales, no es la sorpresa: sí lo es la pasividad de nuestras gremiales integrantes de la Mesa de Enlace, que se han limitado en estas horas a emitir algunos comunicados en rechazo al cierre de exportaciones de carne, que lleva más de 60 días.

Los días corren y tanto el daño comercial como la incertidumbre se profundizan. Atento a esa habitual falta de respuesta y condescendencia con lo anunciado por parte del Gobierno Nacional, respecto a las paulatinas flexibilizaciones en las exportaciones de cortes que no tienen consumo local ni por asomo, nuestras instituciones superiores ya debieran haber tenido un plan de acción formulado y en marcha.

No se puede esperar a que la actividad del criador o del tambero que vende una vaca de descarte para financiarse colapse, hay que actuar. No se puede esperar a que se tomen más medidas irracionales y distorsivas como esta, hay que mantener viva la movilización que nos unió el 9 de Julio.

Por este camino del silencio, no sólo se logra que nada cambie desde el Estado, sino la pérdida de confianza de los productores para con sus propios dirigentes.

Desde la Sociedad Rural de General Guido, instamos a nuestras superiores, a comunicar, informar y mantener en alerta a todas las bases, sobre lo que esté o no esté ocurriendo para solucionar los problemas vigentes.

Anuncio