Van tres semanas de cierres. Sólo pueden trabajar los comercios esenciales. Lenta aplicación de vacunas.

Las autoridades sanitarias de Australia endurecieron las restricciones en el área metropolitana de Sydney, la ciudad más grande del país, luego de que un confinamiento de varias semanas no lograra contener un rebrote de coronavirus por la contagiosa y virulenta variante Delta.

Los negocios considerados no esenciales deberán cerrar en toda la ciudad y sus alrededores, mientras que pobladores de los suburbios más golpeados enfrentarán un confinamiento más estricto a partir de la medianoche de hoy, informó a la prensa Gladys Berejiklian, jefa de Gobierno del estado de Nueva Gales del Sur, del cual Sydney es capital.

A las personas que viven en tres áreas del estado se les prohibió abandonar esos lugares, excepto en circunstancias excepcionales, en un intento por cercar al virus, que se concentró cada vez más en esas comunidades.

El endurecimiento de las restricciones, incluida una pausa en las construcciones en la ciudad, llega en la tercera semana de confinamiento.

Nueva Gales del Sur registró una nueva muerte por el virus y el número de contagios se mantuvo por encima de los 100 casos diarios.

La lenta aplicación de vacunas y la rápida propagación de la variante Delta del virus amenazan la hasta ahora exitosa estrategia australiana de “covid cero”, alcanzada principalmente mediante el cierre de sus fronteras desde marzo de 2020.

Anuncio