El silencio y la incertidumbre en torno al cierre de exportaciones de carnes -fundamentalmente dadas en categorías desconectadas del consumo interno-, sigue provocando zozobra e incertidumbre en nuestro sector, como tal también el enojo de los productores y sus comunidades.

La Sociedad Rural de General Guido tiene el compromiso con sus asociados de reclamar rápidas respuestas que le den un horizonte más claro a la producción.

Mientras provincias aún del mismo signo político que el Gobierno nacional han acordado que estas medidas distorsionan fuertemente el funcionamiento virtuoso de la cadena privada y no soluciona el problema del poder adquisitivo de los argentinos en general, en
nuestra provincia de Buenos Aires y en el nivel nacional, no existe diálogo conducente, que incluya a la producción, donde nace toda materia prima.

No sólo es necesario que los funcionarios nos atiendan como sector, sino que quienes negocian, manejan o dicen representar a los productores en este tema, informen qué está sucediendo por estos días en un tema tan relevante.

Las recetas en curso tienen un fin ya conocido. No permitamos que la pasividad sea cómplice del negocio de unos pocos, en detrimento de una gran cantidad de familias de productores y trabajadores de la ganadería argentina.

Anuncio