miércoles, noviembre 30, 2022





Clausuran boliches y secuestran botellas en distritos de la Costa

Inspectores del ministerio de Salud bonaerense, de los municipios y del grupo GAD de la Policía incautaron durante este fin de semana más de 700 botellas a los adolescentes que tomaban alcohol en los corredores nocturnos de Pinamar y Villa Gesell, se informó oficialmente.

Asimismo, desde la cartera sanitaria se precisó que durante esos operativos se procedió a clausurar tres bares, un boliche bailable y se le impidió conducir a 54 jóvenes sobre un total de 240 controles, por alcoholemia positiva.

Ante el intenso movimiento de jóvenes en las zonas cercanas a los boliches, también llamadas “corredores nocturnos”, esos dos distritos costeros  hicieron valer sus ordenanzas municipales que prohíben el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.

Desde el ReBA (Registro Provincial de Bebidas Alcohólicas) explicaron que durante la temporada, muchos jóvenes hacen “previas ambulantes” en los corredores nocturnos. Consiguen alcohol y toman en las veredas y calles mientras esperan ingresar al boliche.

Por eso, las autoridades les solicitaron la entrega de las bebidas alcohólicas, con buena respuesta de los jóvenes. “Con esta medida buscamos reducir las consecuencias del consumo de alcohol en los adolescentes, quienes entendieron la decisión como una forma de cuidarlos y accedieron a entregar las bebidas”, explicó el subsecretario de Adicciones del ministerio de Salud, Carlos Sanguinetti.

Este fin de semana solo en Gesell y Pinamar se secuestraron 730 botellas a jóvenes que bebían en los corredores nocturnos. De este modo, explicó el titular del ReBA, Juan Lauro, “se busca evitar varios riesgos como incidentes de tránsito, hechos de violencia e intoxicaciones por alcohol”, sobre todo entre los menores de edad.

“Aumentamos nuestras estrategias para evitar el consumo problemático de alcohol y sustancias entre los adolescentes”, precisó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia, que este fin de semana encabezó un encuentro con padres y jóvenes en Pinamar para abordar el tema de las adicciones.

Y agregó que en lo que va de enero, se inspeccionaron, solo en la costa atlántica, “unos 400 comercios de los cuales 60 fueron infraccionados, en su mayoría por permitir el ingreso de menores y venderles alcohol”.

El  funcionario gregó que “no basta con los controles y las medidas punitivas: convocamos a padres y jóvenes para promover el diálogo en los hogares, que es donde se realiza el 90 por ciento de las previas de acuerdo con una encuesta que realizamos el año pasado en colegios de la Provincia a 14.000 adolescentes entre 16 y 18 años”.

Por eso, agregó, “hay que entender que el Estado somos todos y que entre todos podemos generar jóvenes más despiertos y lúcidos en sus elecciones de consumo, jóvenes que se sepan cuidar a sí mismos y cuidar a sus amigos”, enfatizó Collia.

Durante el sábado y domingo, además, se clausuraron tres bares, dos en Pinamar y uno en Mar del Plata, ambos por haberle vendido alcohol a menores de edad, y un boliche bailable en Mardel por el mismo motivo. Además, inspectores municipales, del ReBA y del grupo GAD de la Policía hicieron 240 determinaciones de alcoholemia y retuvieron 54 licencias por exceder el límite permitido.

En total, desde el inicio del Operativo Sol, el ReBA inspeccionó 453 comercios en distritos de la costa, entre bares, restaurantes, almacenes, supermercados y boliches de los cuales 86 fueron infraccionados.

De acuerdo con los registros del ministerio de Salud de la Provincia, en la categoría “bailables” la infracción más frecuente que hallaron los inspectores fue la concurrencia simultánea de menores y mayores de edad, algo explícitamente prohibido por la ley 14.050. Esta fue la causa de clausura en el 45 por ciento de los casos. En segundo lugar, con el 33 por ciento de los casos, la venta de alcohol a menores de edad se convirtió en la segunda causa de clausura, seguida por el ingreso después de las 2 de la madrugada.

Este año, la Provincia determinó que aquellos dueños de locales que, por tercera vez, incurran en violaciones a las leyes de nocturnidad -como la venta de alcohol a menores o permitirles el ingreso a los boliches junto con los mayores-, serán sancionados con el retiro de la habilitación, esto implica el cierre de los comercios que no cumplan con la ley y que, por lo tanto, “pongan en peligro la salud pública”.

La decisión, se tomó en diciembre,  antes de que largue la temporada, y fue el ministro Collia quien, en reunión con los bolicheros y los intendentes de Pinamar, Villa Gesell y el partido de la Costa, explicó la medida y anticipó que la dinámica de las inspecciones tendría en cuenta la conducta de las temporadas pasadas.

Con todo, solo en la costa atlántica, los inspectores ya debieron secuestrar 3.000 botellas de diferentes tipos de comercios por infringir las leyes que regulan el expendio de alcohol en territorio bonaerense.

Latest Posts

Dolores